Ayudas a la navegación

Saltar al contenido principal de la página

Saltar al menú principal de la página


Cabecera de la página

DONOSTIAKO SUSTAPENA - FOMENTO DE SAN SEBASTIÁN Ayuntamiento de San Sebastián

Idiomas:

Film Commission

Film Commission
pia

Menú principal de la página


Contenido principal de la página

Videos y multimedia

Entrevista con... Fernando Franco

Ha firmado el montaje de más de una decena de largometrajes de ficción y documentales, como "Blancanieves" o "Bon Appétit", y afronta ahora el rodaje de su primera película como director en "La Herida". Charlamos con él tras sus primeros días de rodaje en Donostia- San Sebastián.

Una breve descripción de su trayectoria profesional…

En 2001 comienzo a trabajar como montador de largometrajes. Desde entonces, hasta la fecha, he editado cerca de veinte títulos, entre ellos "No tengas miedo" de Montxo Armendáriz, "Bon Appétit" de David Pinillos o "Blancanieves" de Pablo Berger, por el que fui nominado al Goya al Mejor Montaje. En paralelo, desde 2007, he ido desarrollando mis propios proyectos como director, ya fuesen cortometrajes, videoclips o piezas para museo. Estos trabajos los he ido compaginando con la labor docente como Jefe de la especialidad de Montaje en la Ecam y colaboraciones con otros centros como la EICTV de San Antonio de los Baños (Cuba) o la Cátedra de Cine de Valladolid.

En estos momentos está rodando La Herida, ¿por qué surge este proyecto y qué le gustaría destacar?

En 2008 me encargaron una pieza para la exposición colectiva "Miradas al límite", junto a Jaime Rosales, Isaki Lacuesta, León Siminiani y Luiso Berdejo. Mi proyecto inicial era un documental sobre el tratorno borderline; sin embargo, no tardé en darme cuenta que las personas implicadas y que sufrían dicho trastorno tendían a potenciar sus conductas autolesivas por el mero hecho de resultar más interesantes de cara al proyecto. Decidí, pues, plantear la pieza en base a otro concepto y aprovechar la investigación y documentación que había hecho para transplantarlas a la ficción. Es de ahí de donde nace Ana, el personaje protagonista.

¿Qué localizaciones de Donostia utilizará en el rodaje de La Herida y por qué?

En general, me interesaban localizaciones que vinculasen al personaje con el agua. De ahí que hayamos localizado en el Hotel Monte Igueldo, la playa de la Concha o el Paseo de Francia. Hay otras como EtxeBerri en Zumárraga, el Hotel Costa Vasca o la discoteca Komplot.

¿Cuáles son los motivos que le han hecho rodar en San Sebastián?

Por un lado, tanto el Gobierno Vasco como ETB se interesaron por el proyecto y lo han apoyado desde el principio, con lo que rodar en Euskadi era algo que siempre tuvimos en mente. Donostia era ideal para vincular al personaje con el agua, como decía antes, y por el contraste que plantea la ciudad con la otra localización base de la película, Madrid. Siempre quise que fuesen dos ciudades sin nada que ver entre ellas.

Al rodar en San Sebastián¿cómo le ha recibido la ciudadanía? Con curiosidad, con sorpresa, con orgullo, con recelo… ¿Es esta reacción diferente a otros lugares?.

Al ser una ciudad en la que se rueda menos a menudo que en otras como Madrid, la disposición de la gente es excepcional. Todo han sido facilidades y los donostiarras han sido profundamente colaboradores con nosotros, por lo que les estamos muy agradecidos.

Cuéntenos alguna anécdota de su trabajo en la ciudad…

Más que anécdota, lo que más destacaría es lo bien que se ha portado la climatología con nosotros. Tenía miedo a que los elementos fuesen adversos, a que la lluvia nos complicase el rodaje. Sin embargo, nos ha hecho un tiempo que parece que lo hubiésemos encargado. Se nublaba cuando lo necesitábamos y salía el sol cuando nos iba bien. No nos ha llovido prácticamente y, lo poco que lo ha hecho, no ha alterado en nada nuestro plan.

¿Volverá a trabajar en San Sebastián?

Por supuesto que sí. Siempre que pueda.


PIE DE PÁGINA