Alex Adrada y Miguel López de Ceballos

 

Acaban de llegar de Silicon Valley después de siete días en los que han visitado las empresas más emblemáticas allí instaladas como ganadores del programa YUZZ San Sebastián puesto en marcha por Fomento de San Sebastián. Son Alex Adrada y Miguel López de Ceballos, dos jóvenes donostiarras que convencieron al juradTo gracias a una aplicación, StopApp, con la que se puede controlar el uso del teléfono móvil.

 

Alex Adrada y Miguel Lopez contenido1

¿Cómo ha sido la experiencia en Silicon Valley?

Nuestro viaje para presentar y dar a conocer nuestro proyecto StopApp ha sido una experiencia increíble. No se parece a nada de lo que conocíamos. Hemos obtenido muchas lecciones, tanto para la vida personal como para la profesional. Es algo totalmente distinto a Europa. Allí, cuando conoces a alguien, la mentalidad “business is first” queda patente: si no le interesa lo que haces, pasa a conocer a otra persona.

 

¿Qué es lo que más os ha llamado la atención?

Lo que más nos ha sorprendido es el hecho de que es indispensable haber fracasado para triunfar. Aunque pueda parecer contraproducente, la inversión y las empresas valoran más positivamente a emprendedores que ya han cometido errores. Asocian la falta de errores a la falta de ambición: si no has fracasado, en Silicon Valley se vincula estrechamente a que no se ha marcado objetivos ambiciosos en su carrera profesional.

 

En cuanto a las condiciones de trabajo de las grandes empresas tecnológicas, hemos podido conocer el paso del mito a la realidad. Puede vislumbrarse un entorno idílico en el que el trabajador se organiza su tiempo, le lavan la ropa y tiene comida gratis; sin embargo, todo está organizado para que el trabajador pase más horas en sus tareas. El hecho de disponer de tantos extras en las oficinas de trabajo propicia que estés más tiempo trabajando y tu productividad laboral aumente.

 

¿Qué habéis aprendido del viaje?

Aunque pueda parecer una frase hecha, “el tiempo es oro”. Mientras que aquí el día a día es más calmado y hay más paciencia, en el valle de San Francisco todo es una carrera continua en la que cada uno tiene su proyecto y lucha por él. Tiempo que pasas fuera del trabajo, tiempo que pierdes en la carrera y te pueden adelantar. Por otro lado, nos hemos quedado con que el fracaso no es siempre fracaso. Aunque un proyecto profesional no siempre pueda dar los frutos que uno pensaba, el aprendizaje que sacamos de ello hace que no sea un fracaso.

 

¿Habéis podido presentar vuestra aplicación StopApp allí? ¿qué reacciones habéis recogido?

Las reacciones han sido buenas en general. Ha gustado nuestro modelo de negocio innovador; no obstante, todavía nos falta madurar el producto y tener tracción de mercado para poder crecer globalmente. Todo el mundo ha visto nuestra escalabilidad en el producto para padres que estará disponible pronto. En Silicon Valley necesitas un producto con una gran masa de usuarios para poder triunfar. Pudimos presentar nuestra app ante inversores en un pitch de un minuto y obtuvimos un feedback positivo.

 

Alex Adrada y Miguel Lopez contenido2

 

¿Es más dura allí la competencia entre emprendedores?

Esa mentalidad sin miedo al fracaso propicia que exista una gran cantidad de emprendedores en el Valle de San Francisco. Se ha convertido en un ecosistema masificado donde reina la competitividad. Esto hace que sea aún más difícil poder ̈sobrevivir”, un alquiler de una habitación cuesta unos 3500$. Por ello, para poder instalarte allí, es totalmente necesaria la financiación por parte de un inversor y es muy recomendable asociarte con un cofundador estadounidense. La competencia es tremenda, es su forma de vida. Los eventos de networking son únicamente para eso, estás forzado a conocer gente y a repetir tu proyecto una y otra vez de manera automática.

 

¿Cómo valoráis la existencia de programas como el Yuzz, puesto en marcha por Fomento de San Sebastián?

Nos parecen iniciativas necesarias para crear un ecosistema emprendedor en la ciudad. Sin embargo, creo que hay que aplicarlas de manera más práctica. Dejando a un lado la presentación de un plan de negocio o un plan financiero, creemos que sería bueno que se validen las ideas con entrevistas (a clientes o a potenciales usuarios) antes de aceptarlas en programas como este, aplicando metodologías como Lean Startup. Es necesario (tanto para el emprendedor como para los recursos de la ciudad) ver que va a haber un impacto real y que el proyecto es viable

 

Alex Adrada y Miguel Lopez contenido3

 

¿Creéis que hay apoyo al emprendizaje local?

Desde instituciones públicas se está apoyando enormemente al emprendimiento local. En San Sebastián (y en Euskadi) las oportunidades son inmensas. Nuestros compañeros a nivel nacional se quedan sorprendidos del nivel de apoyo que hemos recibido y de los recursos que invierte la ciudad en torno al emprendimiento y a poder impulsar proyectos surgidos a nivel local. Creo que se está trabajando muy positivamente y, aunque pueda no tener un efecto a corto plazo, puede propiciar que San Sebastián (a medio y largo plazo) pueda convertirse en un lugar apetecible para el mundo de las startups.

 

Vuestra aplicación ya está en el mercado, ¿qué resultados está obteniendo?

En este momento, estamos muy cerca de 2.000 descargas. Teniendo en cuenta que es una versión muy simple (BETA) de la que va a ser nuestra app y que no hemos invertido en marketing, es una cifra positiva. Estamos trabajando en mejoras del desarrollo pero sobre todo, vamos a enfocarnos en lanzar nuestro producto para padres. Nos han escrito padres de todas las partes del mundo (Colombia, EEUU, Estonia, India...) pidiendo la versión para padres. Aunque el proceso va más lento de lo que nos gustaría, seguimos avanzando en nuestro camino.

 

Información relacionada